martes, 29 de enero de 2013

Adictos a la escritura: Fin del mundo frustrado

¡Hola, personillas!
El mes pasado me uní a Adictos a la escritura, ya que me pareció una muy buena iniciativa para escribir algo nuevo todos los meses.
Esto no quedó cómo quería, pero dado que -sin quererlo- el primer borrador RIMABA y parecía cosa del Doctor Seuss, ahora que no rima creo que está presentable jaja

Dajandome de dar vueltas:

RAMÓN, EL IMPÍO

No se decidía entre Ramón el Impío o Ramón el Salvador. Nunca había entendido qué significaba impío realmente, pero le gustaba como sonaba y creía que le daba una imagen de dios iracundo que lo hacía temblar de placer. Aunque, el Salvador… era irresistible, lo hacía sentir grande y poderoso, digno de respeto y admiración. Era todo un dilema, ¿admiración o temor? Él lo quería todo. Ser temido, amado y respetado.

    –Buenos días, Ramón –saludó su vecino mientras cruzaba la calle.

    –Feliz fin del mundo –respondió Ramón, el salvador impío, con un asentimiento de cabeza.

    Había estado chequeando las provisiones por milésima vez en la semana y había decidido que no había suficiente tabaco. No sabía cuántos fumadores sobrevivirían, pero no quería que su pueblo, aquel que iba a adorarlo y venerarlo, sufriera un ataque de ansiedad por falta de nicotina y corriera sangre. Así que, mejor prevenir que curar, iba a gastarse el resto de su salario  –total, ya no iba a necesitarlo– en cigarros antes de que el mundo ardiera en llamas y todas las tiendas se derrumbaran.

    Dos años atrás, mientras merodeaba por la estación del metro, había encontrado un libro. Ese libro, escrito por algún estadounidense con cara de pájaro y lentes redondos, había cambiado su vida. De forma muy precisa y técnica (ya que era un libro fruto de varios estudios científicos) narraba paso a paso la serie de cataclismos que azotarían la tierra en el 2012 y Ramón vio en aquellas profecías, en aquel estadounidense con pequeños ojos de loco y en los mismísimos mayas, la oportunidad de hacer realidad su más grande sueño: convertirse en un héroe.

    No en cualquiera, en el más grande del mundo. En el único del mundo.

    No más desprecios, no más rechazos ni más risas. No más narices arrugadas ni cambios de asiento cuando se sentaba junto a alguien en el bus. Un héroe. Un dios.

   Llevaba dos años haciendo planes y preparativos. Su sótano se había convertido en su fuerte. En los estantes que había fabricado exclusivamente para la ocasión, se contaban ciento ochenta y tres enlatados de distinto tipo, doce bidones de diez litros llenos de agua que, en el 2010 cuando la envasó, era potable. Tenía una caja de tabaco llena de balas y se había hecho con una escopeta. Además tenía ciento tres paquetes de cigarros (catorce de ellos empezados en momentos de debilidad y urgencia) y cinco cajas de fósforos.

   El plan era simple, en cuanto comenzaran las explosiones solares, correría calle abajo y, gracias a la adrenalina causada por la situación, salvaría a todos los de la lista, guiándolos al sótano.

   Sí, tenía una lista.

   No podía dejar la identidad de quienes habitarían su reino en manos del azar. Ni hablar. No iba a tolerar a gente indeseable repoblando el mundo. Había hecho y deshecho la lista de sobrevivientes decenas de veces a lo largo de los dos últimos años. Primero, porque era perro de pocas pulgas y a veces alguien de la lista lo hacía rabiar perdiendo –sin saberlo– su puesto en la salvación. Segundo, su sótano no era tan grande. El cupo era limitado y dado que él sería el dios de esa gente, sentía que tenía derecho a algunos privilegios.

   La lista contaba con más mujeres que hombres y unos pocos niños (los niños se ponen irritables en momentos de tensión y él, el salvador de su pueblo, no podía concentrarse entre berrinches). No había necesidad de preocuparse por la subsistencia de la raza humana, él aún era joven y estaba seguro de que, si no todas, la mayoría de las señoritas de la lista iban a estar deseosas de repoblar la tierra con sus vástagos.

   Todo iba a ser perfecto. Trágico, complicado el primer tiempo, pero perfecto. Sería amado y venerado, crearía una sociedad simple y pacifista. Vivirían de la tierra y de lo que encontrarán entre los escombros. Podía verlo, serían felices en muy poco tiempo. Sin guerras, sin políticos ni religiones, sin materialismo ni tecnología. La humanidad en su estado más puro y primitivo. Iba a ser perfecto, lo sentía en los huesos.

   Acomodó diecisiete nuevas cajetillas de cigarros con las demás y salió del sótano rascándose la barba. No le puso la traba a la puerta, iba a necesitar abrirla pronto.

   Se asomó a la calle y se despidió del mundo, de su manzana, de su barrio. Trató de grabar en su retina los edificios, el cielo azul y los árboles, que en breve ya no existirían. Le dijo hasta pronto al sol de la tarde, sabía que hasta que no se disipara el polvo y la ceniza no volvería a verlo. ¿Sería aquel sol el mismo después de haber destrozado el mundo? ¡No podía esperar para averiguarlo!

  Vanagloriándose por anticipado y riéndose de aquellos que en minutos serían solo un manojo de tripas reventadas, acomodó una silla junto a la ventana y, escopeta en mano –porque uno no debe descartar nunca un apocalipsis zombie–, se sentó a esperar.

  Al principio la tensión y los nervios lo tuvieron al borde del asiento, a la expectativa. Con el correr de las horas comenzó a relajarse. La tranquilidad se convirtió en aburrimiento, el aburrimiento en decepción. Cada tic-tac del reloj alimentaba su frustración. La oscuridad, que ya había embargado su casa y se expandía por el cielo mientras se retiraba el sol, comenzaba a atacar sin tregua los sueños que albergaba en su alma y a alimentar sus miedos.

   «¡No me fallen, mayitas!» pensaba, intercalando sus plegarias con algunas maldiciones.

   El cielo se llenó de estrellas, la iglesia de su barrio llamó a la misa de las ocho, los jóvenes poblaron las calles ansiosos por empezar el fin de semana. Ramón, con los nudillos blancos aferrados al cañón de su escopeta, intentaba convencerse de que en cualquier momento llegaría el impacto, pero el mundo parecía no tener ningún apuro por acabarse.

  Era noche cerrada cuando su cabeza cayó contra su pecho. Llevaba horas empeñado en batallar contra el sueño, pero lo había vencido.

  En la cabeza de Ramón, el salvador impío, el mundo ardía. Él era un héroe valeroso salvando damiselas en apuros del fuego del fin del mundo. Fuera, el veintidós de diciembre amanecía, tan perezoso y aburrido como cualquier otro día.

¡Ta-tan! (?)
No sé como habrá quedado la historia, pero controlé mi adicción a los adverbios y eso me hace sentir muy orgullosa jaja (no sé si puedo decir lo mismo sobre las comas ^^U)

Criticas y consejos totalmente bienvenidos :)

IMAGEN

21 comentarios :

  1. Si alguien es tan amable de decirme cómo poner sangrías en blogger sin recurrir a la barra espaciadora, lo voy a amar por siempre :D

    ResponderEliminar
  2. Pulgares arriba.
    Me gustó. Y creo que debió haber un par de desilusionados con el no fin del mundo. Una vecina estaba sumamente convencida de que iba a pasar algo, sí o sí. Como no pasó nada, desapareció por unos días y después no dijo nada.

    Sangrías, se supone que se deberían poder poner con tab pero no te deja. Blogger tiene vida propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, gracias ^^
      Yo también conozco gente así (mi abuela me llamó para despedirse sin ir más lejos, y como creía que la fecha era el 12 de diciembre, me llamó el 12 y el 21 jaja)

      Definitivamente blogger tiene vida propia :P

      Eliminar
  3. Hola, me ha gustado mucho tu relato y todo lo que arma este hombre para la llegada del fin!!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho el relato, tenes un estilo de escritura muy lindo. No estoy en condiciones de hacer una crítica más objetiva en cuanto a la gramática o estructura o todas esas cosas xD, pero puedo decirte que es muy entretenido leerte!:D
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!!!! :D
      *abrazote virtual*

      Eliminar
  5. Ohh, me encantó de verdad, me gusta como escribes :D tu estilo de escribir atrae, al menos a mi me atrajo
    ... :D saludos :D

    ResponderEliminar
  6. ..Un placer leer tu relato. me encanto en la forma que escribes.. un saludo..

    ResponderEliminar
  7. El comienzo elegido tiene un gancho tremendo. Jaja. Muy interesantes las divagaciones de este señor. Me gustó tu relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. :) Tantas cosas que podía almacenar y se preocupa por el tabaco. Me ha gustado mucho el tono que le has dado ^^

    ResponderEliminar
  9. ¿Jugando a ser Dios?, muy buen relato, me ha encantado

    ResponderEliminar
  10. jajaja, me ha encantado la descripción del estadounidense, y este sujeto, todo un personaje, cuánta arrogancia, jajaja, felicidades, te ha quedado muy bien... :)

    ResponderEliminar
  11. Meli: Gracias, gracias, gracias por tu hermoso y bien escrito relato. Me pareció refrescante leerlo,
    Eres una escritora en toda la extensión de la palabra.
    ¡FELICIDADES!: Doña Ku

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Un tipo muy interesante este Ramón, el salvador impío, aunque no por su singularidad (que suele ser frecuente).
    Cuando dejó el candado sin poner creí que a la mañana siguiente lo habrían desvalijado los jovencitos del barrio, hubiera sido un golpe de realidad a su ego.
    Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  14. Que buen relato. Un placer leerlo.

    ResponderEliminar
  15. Pues tiene una perspectiva especial sobre el fin del mundo este hombre. Hubiera sido interesante ver su historia en verso :P
    Me llamó la atención tu comentario sobre las comas, no veo tantas pero ¡soy adicta a las comas! así que no te fíes de mí XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo un problema con las comas, abuso muchísimo de ellas sin darme cuenta xD
      Al releer voy corrigiendo, sacando, pero muchas se me pasan ^^U

      Eliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D