miércoles, 26 de febrero de 2014

Adictos a la escritura: Primera línea

¡Hola a todos!

Este mes en Adictos tocó una actividad muy divertida, tomar la primer línea de un libro y escribir una historia en base a eso.

Ya que rindo mañana (¡¡deséenme merde, por fis!!) no iba a participar, pero no me resistí e hice algo cortito.

Todo empezó cuando me pregunté, ¿si participara que primera línea elegiría? Y vino Amadeo, me estampó su libro en la cara y me dijo "¡"Me elegís a mí!", no pude decirle que no (también pueden leer eso como: la primer línea que se me vino a la mente fue la de Armand el vampiro de Anne Rice y esa elegí porque ARMAND. Fin.)

El último párrafo me rompe el corazón D:

En el altillo

Decían que una niña había muerto en el último piso. Que había desobedecido a su madre y trepado al altillo. Que el loco del gancho la había sorprendido en cuanto su cabeza asomó por la puertilla. Que se había desangrado en el suelo, y que esa mancha ocre en las tablas del techo del pasillo era lo único que quedaba de ella.

Cosette ya no era una niña y de ninguna manera creería esos cuentos para asustar a los críos. Y sin embargo… estaba inquieta. Mientras subía la escalera, con mucho cuidado de no pisarse las enaguas y, por sobre todas las cosas, cuidando no parecer insegura ni dubitativa, su corazón rugía en su pecho y hacía eco en sus oídos impidiendo que oyera más nada que sus propios latidos.

No estaba en su naturaleza curiosa detenerse a pensar antes de actuar, menos ante un desafío.

–¡No te atreverías! –habían sentenciado las gemelas mientras su mente vagaba por las nubes densas que cubrían las montañas, y se perdía en la llovizna que azotaba al desapacible día fuera de la sala de dibujo. A pesar de su ensimismamiento, tenía la leve noción de que acababa de regañarlas por no estar haciendo los deberes y estar peleando sobre si el loco del gancho de la leyenda vivía o no en su propio altillo. Les había asegurado de que allí arriba había solo ratas. Entonces la habían desafiado a subir.

¿Qué no se atrevería? La fuerza de sus catorce años de repente fue más fuerte que su orgullo de hermana mayor al mando. Y encontró, por fin, la excusa que toda la vida había esperado para subir al altillo y echar un vistazo.

Sus hermanas abrieron los ojos como platos, súbitamente calladas, cuando les anunció que subiría para que “se dejaran de tonterías y volvieran a sus tareas”. De repente se vio reflejada en ellas, y no solo por las pecas en sus mejillas ni en el naranja furioso de sus cabellos. La incertidumbre de las pequeñas fue suya una vez anunciada su decisión. Pero ningún miedo infantil la detendría.

«Tonterías». Subió un escalón.

«Algo habrá en el altillo que no quieren que veamos». Varios más.

«¿Reliquias familiares o simplemente mugre? No olvides la enagua, o no será necesario ningún gancho si te tropiezas y caes»

«¿Pensaría la niña mientras subía en no pisar su enagua? ¿Sospecharía que iba camino a la muerte? ¡Tonterias!»

Miró desafiante a sus hermanas desde la altura y empujó la portezuela. Contuvo la respiración un momento y asomó dentro… para encontrar solo una gruesa capa polvo. Rio a carcajadas con satisfacción y se dio el gusto de sacarle la lengua a las pequeñas que aguardaban angustiadas, arrepentidas de haber desafiado a su hermana.  

-¡Solo polvo, tontitas! –rio. Se irguió sobre sus brazos y entró.

No reparó en la mano que se ofreció a ayudarla, solo un brillo metálico captado por el rabillo del ojo, un jadeo de sorpresa, un último suspiro. Un ruido sordo y dos pequeñas gritando despavoridas mientras la mancha de sangre de las tablas del pasillo volvía a cobrar el rojo vibrante con el que había llegado a la vida.


Decían que una joven había muerto en el último piso…


¿Y ese fue el relato de este mes! :3
No sé si me encanta como quedó, pero sí tiene muchos elementos que me gustan. Además genera algunos interrogantes cómo quién es el loco del gancho y qué hace ahí. Yo tampoco sé eso, y no sé si quiero descubrirlo.

¡Muuuuuuuuy buen miércoles para todos! :)

19 comentarios :

  1. Está genial! Justo lo que uno quiere leer en un día nublado y fresco. Amo las historias con interrogantes, siento que generan la sensación de una "historia sin fin" :3 Besos!

    ResponderEliminar
  2. :O Excelente entrada! Yo te aconsejaría que descubrieras quien es el del gancho!

    ResponderEliminar
  3. Lo de las enaguas me causó entre gracia y enojo feminista: a un niño ni se le hubiera ocurrido. Grrrr.

    Corto y bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. * Clap clap clap * Muy bueno! Esta descripción me gustó mucho: "y no solo por las pecas en sus mejillas ni en el naranja furioso de sus cabellos"

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente muy bueno!!
    Me gustó mucho y aunque no soy muy fanática de los cortos justamente por esto del final abierto que me deja golpeándome la cabeza con la mesa ha sido bueno. Gracias por compartirlo =)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno!
    Moraleja: No vayas al altillo xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Muy lindo! muy intenso y clasico! Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Meli tiene mucha imaginación y la desborda siempre que escribe. Me alegra no tener altillo.
    Muy breve, pero bastante aterrador.
    Felicidades: Doña Ku

    ResponderEliminar
  10. El loco del gancho me ha dejado intrigadilla. ¿Cómo es que seguía en el mismo lugar donde se había formado su leyenda?
    PD: Me encantan las CV de Anne Rice, Armand es de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el relato, muy imaginativo y que mantiene la intriga en todo momento, también me ha encantado la forma en que escribes, especialmente el primer parrafo me parece sublime.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Dios qué miedo el final, no me esperaba para nada que al final resultase ser verdad. Me ha gusta la forma de narrar que me ha introducido por completo en la historia. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado que recuperase el color la mancha, porque así parece como que fue su propia muerte la que inició la leyenda. La mancha podría estar ahí como testigo y como advertencia a la propia chica para avisarla lo que le iba a pasar si subía. Algo así como un suceso del futuro que se muestra en el pasado. Y con esto desvarío y me meto en viajes y paradojas temporales... La duda que me queda es de que se alimentaría el loco del gancho...

    Un abracete
    Antonio V. García.

    ResponderEliminar
  14. un relato muy bueno! me has dejado con la intriga hasta el final y este ha sido épico :D muy imaginativa la historia y muy sorprendente.

    Pd: menos mal que no tengo atillo, vaya a ser que hubiera alguien con un gancho... jajaja

    ResponderEliminar
  15. A mí me gustan los relatos que no lo dicen todo, que dejan más a la imaginación que lo que dicen claramente. Así que si alguien te ha dicho "tienes que seguirlo" ingóralo, porque no sería una buena idea, jaja
    Me gustó el relato, y me gustó recordar a Armand, el último libro de las crónicas que he leído hasta ahora.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Este relato revive traumas de la infancia.
    Leí lo del loco del gancho y me acuerdo cuando era chiquita y no me dejaban ver las pelis de Candyman y mi hermana más grande me hacía un gancho con uno de sus dedos queriendo asustarme.
    Cuando vi que había gemelas adiviné antes de tiempo que eran coloradas!
    Es genial y aaaaaah tengo que seguir leyendo los vampiros de Rice... me falta mucho para Armand (el último que leí fue el de la Reina madre tirana y despechada... digo, el de Akasha)
    Pobre Cosette!

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  17. Me acabo de inventar una hermana... era hermano!

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno, la curiosidad mató al gato. Felicitaciones :)

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D