Image Map

lunes, 22 de septiembre de 2014

El nombre del viento

Titulo: El nombre del viento
Titulo original: The Name of the Wind
Autor: Patrick Rothfuss
Genero: Fantasía, drama
Reseña:

En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino.
Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.
«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos.
»Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.»



El nombre del viento llevaba años en mi estante de pendientes por una simple razón: me intimidaba.

Eran varios los factores que provocaban esa intimidación, por un lado, el grosor. Es el tipo de libro con el que dejarías a alguien inconsciente si lo golpearas o sobre el que erguirías una casa, y eso que es extremadamente delgado en comparación a su continuación. Por otro lado, estaba su fama, su gran e intachable fama, jamás me había cruzado con alguien me dijera “Está bien, pero no es gran cosa” o “Es regularcito”, todo el mundo hablaba sobre su exagerada excelencia… ¿y si a mí no me gustaba? Realmente la fama que lo precedía me provocaba ciertos prejuicios. Y hablando de prejuicios, sobre ellos se basa el último punto. Miren a este caballero:


¿No les da a soberbia? A mí sí, a pedantería pura. La primera vez que vi esta foto del autor estuve segura de que nada que saliera de alguien con esa actitud podía gustarme. Me recuerda a muchas personas, a ninguna que me caiga bien. Ese fue mi primer error garrafal. Si bien sí le sigo viendo esa pedantería del friki y no me agrada, el tipo es un maldito genio y si se le antoja ser pedante se lo tiene ganado, mucho más ganado que cualquier otro friki pedante que es pedante por amor a su frikes y nada más, porque de genialidad nada de nada.

Como supondrán, todas mis percepciones previas eran equivocadas. TODAS.

Sí, el libro es un tocho, un maravilloso tocho en el que sus más de 700 páginas resultan escasas. Un tocho que te atrapa para no soltarte, pero cuando lo hace es demasiado pronto y te deja caminando por las paredes, desesperado por saber qué más pasa.

Sí, el libro tiene su fama. SU MERECIDA FAMA. Al igual que de Kvothe, se habla mucho de las cualidades de esta historia. A diferencia de Kvothe, no son exageraciones ni inventos. Es un libro grandioso, sin una sola coma de más. Hacía años que no leía algo de semejante calidad, años sin que una historia me obsesionara hasta niveles insospechados.

Y sí, Rothfuss tiene una personalidad muy burlona que raya lo pedante, pero hay algo muy atractivo, relajado y gracioso en la forma de ser de este autor (a quien confieso estar stalkeando demasiado últimamente). Si él no fuera como es, Kvothe no sería como es. Y si Kvothe no fuera como es, El nombre del viento sería otro libro más del montón. Y no estamos ante una historia más, estamos frente a una que tiene todos los ingredientes para convertirse en un clásico.

¿Puedo expresar con palabras la alegría que me produce haber estado tan equivocada respecto a esta historia? No, no puedo. Pero es inmensa, realmente agradezco a todos los que insistieron para que la lea.

Hablemos de la historia.

Una noche un posadero bastante particular salva la vida de un hombre. Lo lleva a su posada, y al recuperarse el salvado descubre que su salvador es nada más ni nada menos que Kvothe, de quien hablan las leyendas y a quien todos creían muerto. Pero ya no es él, ya no es Kvothe, sino Kote, un simple posadero de un cruce de caminos. El Cronista, el hombre a quién Kote salva, lo convence de relatarle su historia, y él acepta pero solo si es capaz de escribirlo todo en tres días.

El nombre del viento está conformado por lo que Kvothe narra durante la primera de esas tres jornadas, con breves irrupciones del presente, que nos devuelven a la posada para saber qué están haciendo o qué reacciones tienen sobre lo narrado, El Cronista, Kote y su particular aprendiz, Bast.

En esencia, lo que los libros cuentan (cada uno es un día distinto de narración) es como el legendario Kvothe se transformó en el posadero Kote.

Kvothe es un personaje sumamente insolente y demasiado perfecto al que resultaría muy, muy sencillo odiar si no tuviera una mala suerte espantosa y si no fuera un increíble contador de historias.

Deben saber que si deciden leer este libro, van a encontrarse con un protagonista super dotado que hace todo bien, aunque todo le salga mal, y que es un prodigio en varios aspectos. Sin embargo, no hay forma de odiar a Kvothe, se va ganando tu corazón de a poco, a pesar de su pedantería, insolencia y orgullo. 


"Abenthy me miró como evaluándome. Yo estaba esperando esa mirada. Era la clase de mirada que decía: «Hablas como si fueras mayor de lo que aparentas». Confiaba en que lo asumiera deprisa. Resulta tedioso que te hablen como si fueras un niño, aunque lo seas"

Como ya dije, si él no fuera como es esta historia no hubiera llegado a ningún lado. Termina resultando un personaje encantador, único en su especie. Es fácil sentir empatía por él, es fácil quererlo, es demasiado sencillo desear con todas tus fuerzas que le salga aunque sea una bien. Y cuando pasa, cuando por fin algo va bien en su vida, te removes inquieto de preocupación sabiendo que tarde o temprano de alguna manera va a arruinarlo.

Es inteligente, de eso no hay duda, pero su orgullo lo lleva a cometer torpezas sin descanso. Muchas veces tenes ganas de pegarle por lo cabeza dura, y vivís preocupado por su bienestar. Tiene unas maneras muy atractivas, el chico creció en un troupe de actores y es un Edena Ruh, artistas nómades, socialmente hablando algo así como lo más bajo y despreciable de la sociedad, pero él lleva con orgullo su estirpe, algo muy respetable y está dispuesto a limpiar como sea el injusto mal nombre de los de su familia. Eso último es emocionante.

Sin dudas es un personaje muy rico e interesante, un artista que conoció de joven la magia (más bien dicho, la simpatía), es exagerado como buen actor, sensible como buen músico. Fue curtido por la tragedia y por la vida más dura en las calles de la ciudad. Conoce secretos que ningún mortal debería conocer, e intenta profundizar en ellos, cosa que ninguna persona sabia debería hacer. Sabe lo que es el dolor, sabe lo que es el hambre, no tener un centavo y perder todo lo que uno tiene en la vida, absolutamente todo. Aun así, tiene un fuego interno que lo ínsita a seguir luchando y a esforzarse por convertirse en alguien, en la persona que siempre soñó. Es realmente una persona cuya historia y lucha te llegan y atrapan. Alguien que dista demasiado del hombre triste que narra su propia historia, y eso te desarma.


"—¿Sabes cuántas palizas me han dado en el curso de mi vida?
 Cronista negó con la cabeza.
 Kvothe levantó la mirada, sonrió y se encogió de hombros con indiferencia.
  —Yo tampoco. Parece que esas cosas tengan que grabarse en la memoria. Parece que tuviera que recordar cuántos huesos me han roto. Parece que tuviera que acordarme de todos los puntos y los vendajes. —Sacudió la cabeza—. Pues no. Recuerdo a aquel niño sollozando en la oscuridad. Lo recuerdo como si hubiera sucedido ayer.
 Cronista frunció el ceño.
  —Tú mismo has dicho que no podías hacer nada.
  —Sí podía —dijo Kvothe con seriedad—. Y no lo hice. Tomé una decisión, y todavía me arrepiento de ella. Los huesos se sueldan. El arrepentimiento perdura para siempre."
Me encanta que él mismo, a pesar de la soberbia de su yo joven, se encargue de marcar sus errores, su estupidez y torpezas. Es autentico y reconoce lo mal que estaba a veces. 

La cuestión es que adoro a Kvothe, se convirtió con una sencillez apabullante y garrafal en uno de mis personajes literarios favoritos. Y soy feliz de que esté ahí, en ese estante de mi corazón que ocupan solamente unos pocos.

Algo que me gusta muchísimo de la historia, es que hace énfasis en cómo se forman las historias, las leyendas y cuánto suele haber de mentira y exageración en ellas. Kvothe narra su propia historia, cómo es que acabó convirtiéndose en una tremenda leyenda, y se encarga de restarle importancia a las cosas, reírse de lo que la gente inventa, incluso cuenta como él mismo se deleitó inventando cosas sobre sí mismo y difundiéndolas. Es muy irónico y divertido. Me encanta, porque de alguna forma le da realismo a las cosas. Sí, soy una leyenda. No, no todo lo que dicen de mí es cierto, casi nada de lo que dicen de mí es cierto. Lo maravilloso es que aquellas cosas que sí son ciertas, son muchísimo más interesantes e increíbles de la forma en que realmente sucedieron que del modo en el que la fábula colectiva las perpetua.


"Todos nos contamos una historia sobre nosotros mismos. Siempre. Continuamente. Esa historia es lo que nos convierte en lo que somos. Nos construimos a nosotros mismos a partir de esa historia."

Solo me queda agregar de Kvothe (al menos en esta reseña, podría hablar de él hasta que ustedes se cansaran y me echaran de mi propio blog), que me desespera Kote, no veo la hora de que el tercer libro (del que no hay ni señales) salga de una vez y explique, para bien o para mal qué pasó. Me perturba que aunque siendo un hombre joven (alrededor de veinticinco años, si mal no recuerdo, lo que fue muy difícil de asimilar porque se habla de él como un adulto hecho y derecho ergo, me imaginé a alguien de al menos cuarenta, al principio), actúe como un anciano cansado de todo.

En perspectiva, el hecho de que Kvothe haya cambiado su nombre, sobre todo en una historia donde los nombres tienen una grandísima importancia, me pone loca. Estoy segura de que todas las consecuencias frustrantes de su vida como posadero están relacionadas al cambio de nombre.

"Verás, existe una conexión fundamental entre lo que uno parece y lo que uno es. Todos los niños Fata lo saben, pero vosotros, los mortales, no lo veis. Nosotros sabemos lo peligrosas que pueden resultar las máscaras. Todos nos convertimos en lo que fingimos ser."

El sentido del humor del autor y las pequeñas premisas de la trama, me ponen la piel de gallina. No quiero adelantarme a los hechos, pero no me extrañaría si la historia no tuviera un final feliz.

Por supuesto, una historia tan larga tiene más personajes, sobre todo si hablamos de una autobiográfica. Muchos se ganan nuestro cariño, por ejemplo Abenthy, el primer maestro de Kvothe que le enseña a una edad muy prematura sobre simpatía y lo prepara para asistir a la Universidad. Es una de las primeras persona en abandonarlo.

Otros personajes, aunque menores, que terminan por ganarse nuestro cariño son Bast, el aprendiz que resulta ser nada más ni nada menos que un fata que lucha por salvar a Kvothe de Kote. Sim y Wil, los mejores amigos de Kvothe en la Universidad. Auri, una chica muy misteriosa que vive en la subrealidad. El profesor Elodin, que una de dos: o está loco de remate o es un verdadero genio.

Y por supuesto, Denna.

Denna es el gran amor de Kvothe (aunque algunos ponen esto en discusión) y al igual que él, dista mucho de ser la protagonista usual de una historia. Denna es un personaje huidizo y, aunque de alguna forma la terminamos queriendo, es misteriosa y no le entrega al 100% su confianza a Kvothe, por lo tanto supone un misterio. En ella late cierta vena de chica rota y se perfila una historia dura sobre sus hombros, pero la verdad sea dicha: no la conocemos. Todo lo que sabemos sobre ella es que busca con desesperación un mecenas, encuentra uno cuyos actos son cuestionables y aunque parece sentir especial cariño por Kvothe, es normal verla acompañada de otros hombres constantemente, lo que nos hace sacar suposiciones si bien no del todo erradas, sí apresuradas. Un personaje ambiguo, con mucha actitud, que queremos pero que tenemos que conocer más.


"—¿Cómo haces para llevar eso en el bolsillo sin cortarte a trochos?
 Denna se puso de lado para enseñármelo.
 —El bolsillo tiene un corte por dentro. Llevo el puñal atado a la pierna. Por eso es tan plano. Para que no se note que lo llevo bajo la ropa. —Lo asió por la empuñadura y lo sostuvo ante mí para que lo viera—. Así. Tienes que poner el pulgar en la parte plana.
 —¿Pretendes robarme la virtud enseñándome a defenderla? —pregunté.
 —Como si tú tuvieras virtud —dijo ella riendo—. Lo que intento es que no te cortes esas manos tan bonitas que tienes la próxima vez que salves a una chica de una cerda."

Sobre la escritura, amé la pluma de Rothfuss. Es simple pero muy, muy, muy estética. Es un mago con las palabras, crea escenas muy vividas y bonitas, hay mucha belleza en esta historia, incluso en las situaciones más aberrantes. También posee muchísimo sentido del humor, cosa que le imprime a Kvothe y por lo tanto a la historia. Las más de setecientas páginas se pasan volando, tiene un estilo muy llevadero casi sin altibajos. Es normal que los libros muy largos los tengan, pero en este caso no me pareció pesado en ningún momento ni que la historia decayera, y eso que se trata de una biografía. Hacia el final, ya estaba aburrida de la Universidad y necesitaba un cambio de aires, pero eso no cambió lo muchísimo que disfruté esta historia de principio a fin.

Por último, algo que me gustó mucho. Al igual que las canciones medievales y las poesías (Kvothe me pegaría por compararlo con la poesía), los libros empiezan y terminan de la misma forma, hablando de tres silencios de una forma muy desgarradora y poética, que te deja con el corazón en la mano, sobre todo al cierre del libro.

Una historia que recomiendo a todo el mundo sin pararme a dudarlo. Simplemente magnifica, de esas que se quedan con vos para siempre y sentís el deseo de releer una y otra vez. Este libro logré que me durara alrededor de un mes, porque lo leí en época de exámenes. El segundo me duró poco más de dos semanas y a pesar de su extensión, para mí gusto le hubieran venido bien otras quinientas páginas. Y no veo la hora de que salga el tercero, o el spin-off que sale en unos meses, para calmar la ansiedad.

La verdad, ya lo extraño. Estoy con negación literaria, no puedo leer más nada porque nada me complace después de estos libros. Vamos a ver cuánto me dura este duelo, espero que poco porque no puedo vivir sin leer.

En fin…


RE-CO-MEN-DA-DÍ-SI-MO.  


"Pero sobre todo sentía curiosidad. Había visto a Abenthy hacer algo que yo no podía explicar, algo extraño y maravilloso. No me refiero a lo de las lámparas simpáticas; sabía muy bien que eso solo era teatro, un truco para impresionar a los pueblerinos ignorantes.

  Pero lo que había hecho después era diferente. Había llamado al viento, y el viento había acudido. Eso era magia, magia de la de verdad. La clase de magia de la que yo había oído hablar en las historias sobre Táborlin el Grande. La clase de magia en que no creía desde que tenía seis años. Ya no sabía qué creer.


  Así que lo invité a unirse a nuestra troupe, con la esperanza de encontrar respuestas a mis preguntas. Aunque entonces no lo sabía, yo estaba buscando el nombre del viento."

13 comentarios:

  1. Tremenda reseña jajaj hace mucho lo compre y todavia no lo lei, no entiendo porque. Me quiero tomar el tiempo con este libro con lo largo que es asi que seguro espero en las vacaciones asi tengo tiempo:)
    Besos<3

    ResponderEliminar
  2. Yo también acabo de leerlos, y me ha pasado lo mismo que a ti. Aún no puedo leer otra cosa, porque no cualquiera está a la altura. Pero ni modos, hay que esperar el día en que salga el tercero para terminar... Aunque yo creo que debería haber un cuarto libro también.

    ResponderEliminar
  3. Hola Meli!!!
    Hace muchisimo, no se si años, que no comento una entrada en tu blog, te sigo leyendo, siempre, aunque siempre estamos de acuerdo, pero en esta coincidimos totalmente.
    El nombre del viento, mejor, la historia de Kvothe, no hay otra palabra, es todo simplemente MÁGICO, hace años enteros que no leo un libro que me deje con la angustia, nostalgia y fe en la magia como esta historia.
    Emite en todas direcciones amor por las palabras, no puedo ni podría explicarlo de otra forma.
    No se porque, pero creo que a cada persona que ama leer (o al menos es mi caso), le encanta que las otras personas amen por igual sus historias favoritas, es como si dejáramos que otras personas adopten a tus seres queridos jaja, es raro. Pero lo que trato de decir es que como lectora, me da muchísimo placer encontrar que disfrutaste y quisiste una historia que uno ama como si fuera propia, no se si a alguien mas le pasa jaja

    Aparte:
    Frase con la cual me obsesione desde el momento en que la lei:
    La tarjeta de presentación de Abenthy:
    (creo que era algo asi)
    Zahorí. Boticario. Escribas. Artículos insólitos. Curo todo tipo de dolencias. Encuentro objetos perdidos. Reparo de todo. Horóscopos no.

    PD: Leí en algún lugar que Patrick Rothfuss sacó otro libro, desde la perspectiva de Auri; "La Música del Silencio" aunque desconozco plenamente cuando llegara a estas tierras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, CREO que van a salir simultaneamente en español e inglés :D

      Me encantó todo lo que dijiste :)

      Eliminar
  4. Los títulos citados siempre me emocionan!
    Conocí este libro por los blogs y como bien decís nunca vi opiniones negativas, todos hablaban maravillas del mismo y despertaron mi curiosidad.
    Todavía no lo leí, planeo hacerlo porque mi mejor amigo lo tiene así que cuando quiera se lo pido y me meto de lleno con la historia de Kvothe.
    Me mata tu reseña larguísima llena de citas. Mucho fangirleo (pasó lo mismo con Two boys kissing) y se nota que te han gustado mucho mucho.
    Así que ya veremos cuando me pongo a leerlo de una vez.

    Que andes bien, Meli!

    ResponderEliminar
  5. YO LO QUIERO... ¡AHORA!
    He leído tantas buenas reseñas de este libro que debo leerlo y ya se me a puesto de manera obsesiva la idea de tener este libro y disfrutar todo lo que ustedes comentan!
    ¡Gracias por la reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Meli, me dejaste sin habla... todo lo que diga o comente lo voy a sentir estúpido. Creo que hiciste una reseña al nivel del libro, impecable. Me pone feliz que te haya gustado tanto, todo lo que señalás es lo que también amé cuando lo leí. El libro este formó parte del 90% de los book tags de mi blog, siempre quiero nombrarlo ♥ De más está decir que me acabas de dar el empujonazo total para leer la segunda parte... no sé qué me pasa que siempre estoy postergando los libros que sé que más me gustan o que sé que voy a amar, quiero abofetearme por idiota... lo merezco.
    En fin, no veo la hora de leer la reseña de El Temor... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me alegro que te haya gustado tanto. Para mí ambos libros fueron de lo mejor que leí en mucho tiempo. Recuerdo perfectamente que con este primer libro, había estado tan, TAN metida en la historia, que cuando lo terminé sentí una clase de ¿vacío? ¿tristeza? No sé, pero en ese momento deseaba no haberlo terminado, y encima no tenía el segundo a mano como para calmar mis ansias de más Kvothe y simpatía y Elodín y Auri y todo.

    Yo ahora quiero desesperadamente el librito de Auri para calmar un poco mis ansias de alguna novedad sobre el desenlace. Espero que no tarde mucho en llegarnos acá.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  8. A mi me costo a ratos el ritmo, claramente, pero claro que es una historia excelentemente bien montada!

    ResponderEliminar
  9. Omg. Necesito leerlo!!! lástima que tengo que vender un riñón para conseguirlo (? de última lo sacaré de la biblioteca de mi ciudad.. pero lo TENGO QUE LEER.
    Gracias por la super reseña ♥

    ResponderEliminar
  10. En resumen, definitivamente tengo que leer este libro.

    ResponderEliminar
  11. El día que publicaste la reseña, yo comenté y sin querer cerré la página y me enojé porque era muy lindo mi comentario xD. Pero vamos a minimizar el largo de este, y te voy a decir en resumidas cuentas lo siguiente:
    Me encanto. El libro lo tenía hacía mucho en mi estantería, pero nunca lo leía porque algo me echaba para atrás. A lo mejor su largo también. Pero un día me dijiste que tenía críticas muy buenas, y lo empecé a leer.
    Es hermoso. Coincido totalmente en todo con vos. El libro es perfecto, y me emociona que aún hoy gente escriba cosas tan maravillosas como estas. Es como pura magia saliendo de ahí adentro.
    Lo que me da lastima es que el libro, lamentablemente aún no terminó y eso me saca de quicio (osea la saga). De verdad que voy leyendo con mucha paz y calma para tener engañado a mi cerebro de que aún falta poco para el otro.

    En fiin. Nos vemos. Me encanto tu reseña :D

    ResponderEliminar
  12. Recién leo la reseña >.<

    Has dicho tú: "En perspectiva, el hecho de que Kvothe haya cambiado su nombre, sobre todo en una historia donde los nombres tienen una grandísima importancia, me pone loca. Estoy segura de que todas las consecuencias frustrantes de su vida como posadero están relacionadas al cambio de nombre."

    Una vez Kilvin maldijo diciendo "Kote". En siaru, esta palabra significa desgracia o algo así. ¿Lo notaste? O_O

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D