Image Map

lunes, 22 de enero de 2018

Mensajes en las paredes del baño de Julia Walton



Título: Mensajes en las paredes del baño Título original: Words on Bathroom Walls
Autor: Julia Walton Editorial: #Numeral Genero: Realismo

No me gustan los libros realistas que hablan sobre enfermedades, mucho menos los que hablan sobre enfermedades mentales. Es que... ¡ay!, a los autores, especialmente a los juveniles, les encanta romantizar las enfermedades mentales. Les encanta plantearlas como algo cool que te hace especial y súper copado, incomprendido, profundo y único. Cuando no es así. No, no es para nada así. 

Entonces llegó doña Walton, y en solo un par de páginas de Mensajes en las paredes del baño, le da una lección a muchos de cómo se puede plantear una enfermedad mental como lo que es, con respecto, dignidad y sin sacar los pies de la tierra.

"A parte de ver cosas que no existen, una de las sensaciones más extrañas que experimento es el hecho de estar sentado junto a un adulto que, de pronto, me tiene miedo".

Adam fue diagnosticado como esquizofrénico hace cuatro años y desde entonces lidia a diario con lo que es real, con lo que no, y con el intento desesperado de llevar una vida normal. Eso siempre pareció un imposible, ya que su enfermedad no tiene cura, pero ahora ha salido una droga experimental que podría librarlo de forma casi permanente de las alucinaciones. 

A través de entradas de su diario, al que escribe para su psiquiatra ya que se niega a hablarle en persona, Adam narra sus progresos con esta droga milagrosa y todo lo que implica ser un adolescente y ocultar su esquizofrenia en una nueva escuela.

Tal vez la sinopsis lo haga sonar algo cliché, pero les prometo que no. Lo maravilloso de este libro es Adam y su sentido del humor, su naturalidad y su franqueza. Eso lo hace único, adictivo, fresco y demoledor. 

"La realidad es muy extraña cuando no puedes confiar en ti mismo. No existe fundamento de nada. La fe que pude haber tenido en cosas normales como la gravedad, la lógica o el amor se ha extinguido por completo porque puede que mi mente no las esté abordando de forma correcta. No te puedes ni imaginar lo que es dudar de todo. Entrar a una habitación llena de gente y fingir que está vacía porque no estás seguro de que lo contrario sea cierto..."

Julia no reduce a Adam a su enfermedad, no. Lo dota de una personalidad increíble y natural, y no deja de demostrarte que es algo más que un esquizofrénico. Que es un chico corriente, enfermo, que sabe perfectamente que está enfermo, pero a fin de cuentas corriente, con los deseos, los hábitos, pensamientos, vulnerabilidades y las esperanzas de un chico corriente. No un snowflake perfecto que le da a todo el mundo consejos de vida porque su enfermedad lo hace re especial y sabio. Esas paparruchadas se las dejamos a otros. Adam es un chico normal, sin nada especial, que sufre esquizofrenia y está aprendiendo a vivir con eso. No un héroe. Y por eso es tan genial, porque es real.

Es un gran personaje. Hace un buen trabajo llevando la narración de la novela y la manera en la que proyecta, reflexiona y vive a través de sus alucinaciones es muy creativa y destructiva. Es brillante, un recurso muy bien utilizado al que la autora sabe sacarle el jugo, pero te desarma.

"¿Es raro que piense que una parte de mi ser jamás dejará de correr?"

Es un libro crudo y duro, algunas cosas son muy tristes y difíciles de digerir, pero nunca pierde el sentido del humor, nunca pierde el realismo (otra vez, Adam no es un martir ni un gurú por su enfermedad) ni la naturalidad. No es una lectura llena de golpes bajos, no busca hacerte sentir lástima, sino empatía y respeto. Y lo logra. Créanme que lo logra.

Y todo eso, con una sorbedosis de sentido del humor que te roba una carcajada o una sonrisita en los momentos más inesperados, porque la personalidad de Adam es genial.

Un extra que me llamó la atención: tiene una carga muy, muy interesante y grande de crítica. Especialmente crítica social y religiosa. Le da duro a ambas, de forma respetuosa, pero terminante. Me pareció muy interesante y no puedo más que coincidir con muchas de las reflexiones de Adam al respecto.

"No volveré a llamarlas alucinaciones, porque no me parece justo. Simplemente son seres humanos corporalmente cuestionados".

Una hermosa lectura, agridulce, pero muy gratificante.

Respeto por siempre hacia Julia por la manera en la que trata un tema tan duro y delicado como esta enfermedad. Y un abrazo gigante por nunca reducir a Adam a un simple enfermo ni desvalorizarlo como persona.

Adoro eso. Necesitamos más autores así.

"No importa que nadie más pueda ver lo que yo veo. Eso no hace que mis experiencias sean menos reales".

7 comentarios:

  1. Hola! Gracias por la reseña y la recomendación, a mí sí que me gusta leer libros sobre enfermedades mentales y tal, pero no he leído muchos porque... no sé, simplemente se atraviesan otros libros jaja. Me parece muy interesante este libro, así que me lo llevo apuntado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola. Qué cierto el tema de la literatura juvenil. Leí algunos libros que incluso quieren dar un mensaje de esperanza matando al protagonista para hacerlo más conmovedor. Me lo apunto aunque luego estas lecturas me dejan bastante deprimida. Gracias por la reseña. Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Nunca hemos leído ningún libro que aborde alguna enfermedad mental, pero la verdad es que tiene muy buena pinta. Muy buena reseña :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me han encantado las frases que has colocado! Definitivamente le daré una oportunidad. Gracias por la reseña! <3

    ResponderEliminar
  5. Hola Meli! escuché cosas mixtas sobre este libro... algunos lo odiaron y otros lo super mega adoraron. Personalmente no me gusta leer libros sobre enfermedades mentales porque me dejan por el piso, pero me gustó tu reseña sobre como la escritora no glorifica a la enfermedad, así que quizás algún día lo lea.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Me estaría arrepintiendo fuerte de no haberlo comprado el otro día.
    Coincido con tu fastidio hacia esos autores que romantizan (esa palabra existe? Lo estoy dudando, pero si no existe la invento ahora (? ) enfermedades, me gustaría saber qué es lo que buscan transmitir al hacer algo así. Que además haya creado un personaje que va más allá que su enfermedad le suma un plus a mis ganas de leerlo.
    Me gustó mucho la reseña y en especial las frases que pusiste.
    Besote Melii :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La RAE no lo incluye, pero que se callen :P
      El uso es común y para mí es define perfecto lo que hacen estos autores con las enfermedades, así que usémosla no más jaja

      Eliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D