Image Map

domingo, 11 de febrero de 2018

Tips para ser un Bookworm viajero

¡Hola, hola!

¿Cómo están? Espero que requete bien :D

Como ya saben, amo viajar. Es probablemente mi segunda cosa preferida en la vida después de leer. ¿O será que me gusta leer porque es otra forma de viajar? 🤔

La cuestión es que a donde voy, viene por lo menos un libro, y mientras armaba mi valija para mis últimas vacaciones (les mostré mi TBR por acá), me puse a pensar en tooooooooodas las cosas que implica viajar con libros, especialmente con tantos como me gusta viajar a mí.

Hoy, medio en serio medio en broma, les traigo una lista de tips y sugerencias para poder viajar leyendo, y disfrutar de ambas cosas 😘




💼Arma un TBR o listita de libros por leer

Los libros pesan. (Whoa, ¡Melisa, whoa! ¡Acabás de descubrir América, loca! ¡Para con tanta sabiduría ancestral que me volaste el cerebro!) y son incómodos de cargar, por eso es clave pensar bien qué querés leer en el viaje, incluso si vas a llevar varios libros. Yo armo y desarmo varias veces mi TBR antes de viajar, y aunque lleve muchos libros, no son al boleo. Todos tienen su razón de ser, incluso si no voy a leerlos (por ejemplo, amo sacarles fotos).

Si viajas por tu cuenta tenés más libertad. El tema es cuando viajas en avión u otro medio con límite de equipaje, ahí sí necesitas pensar bien y llevar lo justo y necesario. O reconsiderar tus prioridades. ¿Qué tanto necesito bañarme? ¿Necesito tener una muda para cada día? ¿La ropa interior limpia no está sobrevalorada? ¿Qué tan caro es el exceso de equipaje?

Además, siempre tenés la opción de viajar con un solo libro y comprar otro en el destino. Para esto antes de salir te conviene chequear los precios por internet. Si viajas dentro de Agentina, el pvp es el mismo en todo el país, pero si te vas afuera en algunos te conviene no llevar peso y comprar mucho allá, y en otros nop (por ejemplo, en Chile los libros son muy caros. Sí, más que acá).


📚Protege al precioso, protégelo

En los viajes los libros se maltratan. Mucho.

No hay otra, tenés que ser cuidadoso porque vas a manosearlo más que de costumbre, meterlo y sacarlo de la mochila, leer por ahí en condiciones climáticas distintas. Y vas a exponerlo al viento, el agua, el polvo, etc. Incluso a veces vas a leer incomodo y a sostenerlo de maneras dañinas.

Se maltratan, pobrecitos, se maltratan.

La solución es, obviamente, tener cuidado, más del normal. Yo ahora comenzaré a implementar una funda para el bolso, la que me trajo la WAIBOX. Ya les contaré si me dio resultado, o si ayudó a que se maltrate menos*.

Y si se maltrata, bueno, pensalo así: ese libro ahora cuenta dos historias. La de sus páginas, y la de tu viaje ;)

* Me la olvidé, la mejor blogger ever

💼 ¿No es mejor llevar un e-reader?

Obvs, si vas a leer mucho, sí. Pero las distintas condiciones climáticas no son ideales para el aparato. La pantalla se puede rayar, se puede golpear, se puede mojar, el sol y el calor son NOCIVOS para este tipo de tecnología. Son demasiados "se puede" para mi gusto. Y si bien soy una defensora absoluta de la lectura digital y detesto a los puristas de la lectura. Mi kindle, mi buen amigo, mi bebito fiel, es solo para lectura bajo techo. 

Sí lo uso en el medio de transporte, en tiempo de espera o en el hotel. Pero nada de escenas románticas de lectura en la playa o junto a un lago. No, thank you. Lo aprendí DOS VECES por las malas.

give me love 

📚 Hay que marcar la línea de cuándo sí y cuándo no leer

Tenés que encontrar un equilibrio, saber cuándo sí leer y cuándo no para disfrutar del viaje y de la lectura. Porque si te vas a ir de viaje para estar todo el día con la nariz pegada al libro sin mirar ni una vez para los costados, mejor quedate en tu casa que así te ahorras el pasaje y el hospedaje, por lo menos.

¿Estás en un vuelo largo o atravesando un trayecto de ruta monótono e interminable? Buen momento para leer.

¿Estás frente a una maravilla natural que probablemente nunca vuelvas a ver en tu vida? Mal momento para leer.

¿Estás en una cabaña una noche fría en el medio de la nada o de una ciudad que duerme? Buen momento para leer.

¿Estás escalando, buceando, tirándote en tirolesa o participando de un espectáculo autóctono? Mal momento para leer.

¿Estás relajado a la orilla de algún espejo de agua, descansando al aire libre después de la comida o en la plaza de la ciudad de tu sueños? Buen momento para leer.

Para mí la lectura es el complemento que hace mejor al viaje, mi forma de desconectar y relajarme, incluso una manera de hacer más poética la visita (leer en distintos paisajes= babas). Pero siempre viene en segundo lugar. Primero está conocer, explorar y hacer todas las actividades que pueda en la ciudad que estoy visitando. La lectura es para momentos de relax y tiempos muertos. No deseo que opaque el viaje, sino que lo acompañe.

Saludos al insoportable camino del desierto pampeano, en el que me he leído libros ENTEROS. (Ese es un buen momento para leer, ven. A menos que les guste sentirse atrapados en un bucle eterno y ver pasar pastura sin descanso por la ventana. Yo no voy a juzgarlos ni soy nadie para decirles qué tipo de paisaje disfrutar).

💼 Los marcapáginas magnéticos son tus mejores aliados en esta aventura

Lo más probable es que vayas a llevar a tu libro de acá para allá, que lo metas y saques de tu bolso mil veces, que lo revolees por todos lados, incluso que leas en lugares poco cómodos, ventosos o hasta que hagas así no más tu lectura a un lado para apreciar algo bonito. Entonces necesitás un señalador a la altura de las circunstancias, no podés andar lidiando con uno que se caiga, se pierda, se... mueva.

Por eso son geniales los magnéticos, porque podés bailar la zamba y usar el libro como pañuelo, que no se caen.

give me love

📚 ¿Y si me gusta usar post-its/banderitas?

Yo soy adicta a los post-its y llevarlos en viajes es la mejor y más frustrante forma de perderlos. No he encontrado una manera 100% cómoda de utilizarlos,  porque necesitan estar siempre a mano, del libro se caen todo el tiempo, a veces es incluso dificil despegarlos si tenés que sostener el libro y contás con una sola mano para la fanea. Pero no puedo viajar sin ellos. Así que les cuento las tres maneras en los que los utilizo:

-Bolsillito en la mochila destinados solo a ellos. Pro: está bueno porque así no se pierden y siempre tenés la mochila a mano durante un viaje. Contra: tenés que abrir el bendito bolsillo y despegar incomodamente un post it cada vez que querés marcar algo. Si sos como yo, muchas veces por capítulo jaja

-Funda de los lentes: si estás leyendo y usas lentes, los necesitas sí o sí a mano, así que es una buena opción guardarlos ahí. Están protegidos, no los perdés en el bolso, y es más pequeño de mover que toda la mochila. Aunque también es incordioso el tema de despegar, abrir y cerrar.

-Pegar una pilita al comienzo del libro: esto es muy práctico y lo implemento casi siempre, no solo en viajes. Está a mano, se despega fácil. La única contra es que como lo sostiene el mismo pegamento del último post-it, puede despegarse y perderse con facilidad, sobre todo en vehículos en movimiento.

Aplico las tres durante viajes, y pierdo un montón de post-its jaja, así que he optado por viajar con los más baratos. En mi caso, tengo un pack de Morph desde hace como dos años, son de papel, vienen en pilas que podés retirar y llevar de forma individual. Uso esos y todavía tengo como para ocho años más.


📚✈📚


Y estas fueron algunas sugerencias para pasar unas hermosas vacaciones pero sin dejar de ser un lector. Para mí, leer viajando mejora el viaje y mejora la lectura. Hay libros que mucho no me gustaron, pero aún así les tengo aprecio porque llevan con ellos el recuerdo de haberlos leído en un lugar distinto, en alguna ciudad que amo o en la que lo pasé bien, o que soñaba desde hacía mucho conocer.

Díganme de manual, o de película pretenciosa, pero desayunar en algún lugar bonito mientras leo, en otra ciudad, está en mi top ten de mejores cosas de la vida. Qué magia. No importa si estás a 20 km de tu casa o a mil, ya el aire tiene otra energía. Me encanta.

Al final siento que fueron más prácticos que bobos los tips. Como no me gusta dar consejos, abordé la entrada como una cómica, pero la vida siempre te sorprende (¿eh?).
Espero que por ahí le sirva a alguien :D

¿Me cuentan ustedes algunos tips de lectores viajeros? ¿Si? ¿Sí? :D

¡Nos leemos!

3 comentarios:

  1. Hola Meli!
    Me encantó la entrada y a pesar de encararlo cómicamente quedó linda la mezcla con consejitos útiles. Me puse a pensar en las veces que he viajado y mi experiencia como lectora obse y acumuladora, no han sido tantas pero hubo algunas.
    El año pasado me fui de vacaciones a un pueblito de la Pampa y me llevé como 4 libros pensando que iba a matar el tiempo libre comiendome varios libros. La realidad fue que terminé el que tenía empezado y empecé otro que era de la anfitriona. Pero siempre trato de cargar más de un libro por las dudas me de por leer mucho más si el que esté leyendo en el momento está avanzado y pronto a terminar.
    Otro tema es coparse comprando libros en el viaje y tener que ingeniárselas para meter en la valija, ni hablar del dolor de espalda que te dejan si compraste muchos de una y los andas acarreando mientras paseas.
    Lo de las funditas esas es genial, las venía viendo en blogs yankis hace un par de meses y acá empezaron a aparecer hace poquito. Quiero una!!!
    Y lo de los post its es todo un tema, tienden a ser escurridizos. He hecho eso de ponerlos en las tapas/solapas. Ahora empecé a pegar el plástico en el que vienen atrás del marcapáginas que esté usando, un pedacito de cinta hace milagros para tenerlos a mano.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy divertida. Nosotras la verdad es que solemos llevarnos como mucho un libro cuando viajamos, ya que hay pocos momentos de "relax" en esos días.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me ha gustado la entrada, yo siempre suelo llevar libros y cuando veo que se me ha doblado una hoja se me parte el alma. Aplicaré algunos de tus consejos para que no vuelva a suceder.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D